Entrevista al Dr. Jaime Gutiérrez: Nuevos paradigmas en enfermedades del embarazo

Dr. Jaime Gutierrez (Universidad San Sebastián)
Dr. Jaime Gutierrez

Esta vez quisimos entrevistar a un científico joven de muchísimo interés. Estamos hablando del Dr. Jaime Gutiérrez, quien es Bioquímico y Doctor en Ciencias Biológicas mención en Biología Celular y Molecular de la PUC y actualmente académico de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad San Sebastián, en su sede de Providencia, Santiago. El Dr. Gutiérrez investiga principalmente la fisiopatología de la preeclampsia, una enfermedad asociada el embarazo donde la madre sufre hipertensión sanguínea y daño multisistémico (probablemente producto de la hipertensión) la que, en muchos casos, se asocia a elevados índices de proteinuria (presencia de proteínas en la orina). Aparentemente, este aumento de la presión sanguínea materna ocurriría en respuesta a una baja irrigación a la placenta, todo con el fin de mejorar esta condición y tratar de entregarle al feto en desarrollo los nutrientes y oxígeno que requiere para su desarrollo.  La preeclampsia se presenta en alrededor de un 8% de los embarazos a nivel mundial, siendo la primera o segunda causa de muerte materna y fetal y la primera causa de morbilidad materno-fetal a nivel mundial. Actualmente no existe cura para este síndrome específico del embarazo, salvo el parto y en particular la eliminación de la placenta, indicando que un problema en este órgano sería el origen su fisiopatología. Conversamos con él sobre su investigación, proyecciones, su pasada por la PUC y sus pasiones en la vida.
¿Cuáles son las principales preguntas que intentas contestar en el laboratorio? 
Para ser específico lo que buscamos entender es el origen de la preeclampsia desde una mirada celular y molecular. Este resulta ser un síndrome muy importante desde el punto de vista clínico a nivel nacional y mundial, tanto por sus consecuencias a corto, como a largo plazo. Por corto plazo me refiero a sus graves consecuencias durante el embarazo y a largo plazo, debido a que tanto la madre como el bebé, que sufrieron un embarazo con preeclamsia, tienen varias veces más probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares en el futuro. Resulta que su diagnóstico es bastante tardío, en general se diagnostica hacia finales del segundo trimestre del embarazo, cuando la salud de la madre y el feto ya están irreversiblemente comprometidas. Las evidencias sugieren que su origen es mucho más temprano, durante el primer trimestre del embarazo, y asociado a un desarrollo anómalo de la placenta. Es por esta razón que existe un gran vacío en nuestro conocimiento del origen de este síndrome, ya se diagnostica varios meses luego de que “algo en el desarrollo de la placenta” resulta mal.
¿Por qué sería importante conocer en detalle estos eventos?
Bueno, por una parte es una gran oportunidad de entender los procesos asociados al desarrollo normal de la placenta, y por otra nos permite conocer los mecanismos afectados que desencadenan esta condición, y de esta forma, nos permitiría mejorar los criterios de diagnóstico, enfocados en un diagnostico precoz, incluso predictivo y ¿Por qué no? Encontrar una posible solución al problema, solución que hoy no existe.
Dentro de todos los mecanismos celulares que posiblemente ejercen un rol en la patología ¿Cuáles son los que te más interesan? Me imagino que debe haber muchos…
¡Muy buena pregunta! Particularmente estamos interesados en los procesos que ocurren inmediatamente posteriores a la implantación del embrión, cuando comienza el desarrollo de la placenta a partir de células fetales. En este proceso, los trofoblastos (células embrionarias) tienen que invadir la decidua, básicamente el útero materno, con dos finalidades: una es anclar el embrión al tejido materno y la otra es que deben alcanzar unas arterias uterinas, conocidas como arterias espirales, que se encuentran profundamente en el miometrio. Una vez ahí, los trofoblastos desplazan a las células endoteliales y al músculo liso materno, adquiriendo un fenotipo tipo endotelial, pasando a formar parte integral de estas arterias. Todo esto con el fin de que estos vasos, pasen de ser de alta resistencia y bajo flujo a vasos de baja resistencia, aumentando el flujo de sangre hacia la placenta y así cubrir las necesidades del embrión en desarrollo. Sin embargo, en preeclamsia, la invasividad de los trofoblastos, así como su capacidad de adquirir el fenotipo endotelial están disminuidas. Como consecuencia de esto, el flujo de sangre a la placenta es reducido y románticamente hablando, las mamás que dan todo por sus hijos incluso poniendo en riesgo su salud y vida, aumentan su presión sanguínea para mejorar el flujo de sangre hacia la placenta, sufriendo así las severas consecuencias de la hipertensión.
Nuetra investigación, la que desarrollamos en estrecha colaboración con la Facultad de Medicina de la PUC, se centra hoy en la función de RECK en los trofoblastos. Se ha demostrado que la proteína RECK es un regulador clave de los procesos de invasión celular y angiogénesis (formación de nuevos vasos), precisamente los dos eventos alterados en preeclampsia. Nuestras evidencias indican que problemas en la expresión y/o en la actividad de RECK en los trofoblastos serían responsables de su comportamiento anómalo, asociado al desarrollo de la preeclampsia.
Resulta interesante comentar que los trofoblastos son células con un comportamiento »pseudo tumoral» en el sentido que deben migrar e invadir un tejido completamente diferente al de su origen, en este caso en el tejido de la mamá, evadiendo el sistema inmune y finalmente llegando a la arteria espiral, adquiriendo un fenotipo »vascular» (muy propia de las células tumorales). Esto se parece mucho al ya bien conocido proceso de »vascular mimicry» que sufren los tumores para poder aumentar el flujo sanguíneo hacia sus células.
Todo lo que dices me huele mucho a cáncer en verdad…
Sí, por supuesto. En verdad todo esto suena a “cáncer” (gesticula con sus manos en la clásica forma de expresar comillas). En efecto, resulta muy interesante entender cómo estas células fetales que, a pesar de tener estas características propias de una tumoral, saben dónde y cuándo parar.
La investigación que llevamos a cabo trata en primer lugar de dar luces sobre el proceso de placentación normal en un embarazo y en segundo lugar poder mostrar las alteraciones que tiene este proceso en preeclampsia, sin embargo, creo que nuestra investigación también puede entregar información a mecanismos que pueden ser transversales al estudio del cáncer.  Tanto es así, que en condiciones particulares los trofoblastos se »vuelven locos» e invaden más de lo que deben, incluso pueden salir del espacio uterino generando otras complicaciones, conocidas como placentas acretas y percretas. Creemos que nuestro estudio puede tener repercusiones en el entendimiento del cáncer, no solamente en los tipos de cáncer relacionado a la placenta, sino que también en otros tipos.  Sin ir más lejos, RECK cumple un rol fundamental en cáncer, particularmente en el tema de la invasión celular.
Tu investigación me parece bastante translacional, en el sentido que da luces de mecanismos que ya se conocían en cáncer pero que les estás dando otra mirada en una enfermedad completamente diferente, un poco como enseñarle trucos nuevos a un perro viejo…
Sí, yo creo que esa parte es fundamental en lo que hacemos. Siguiendo esa lógica, hacer estos cruces conceptuales en diferentes enfermedades y/o procesos tiene mucho sentido, las células funcionan en base a mecanismos comunes, entonces por qué no buscar estos mecanismos y tratar de mezclar los conceptos para mejorar nuestro entendimiento de las patologías. Esto me recuerda un poco a la respuesta que les doy a mis hijas cuando me preguntan por lo que hago. Siempre les digo que la investigación biomédica surge de una condición en la que algo deja de funcionar correctamente, por ejemplo, muchas veces ni te preocupas de lo que hay dentro de la rodilla o cómo funciona hasta que te la lesionas.
Aparte de tu investigación en preeclampsia ¿Tienes otros proyectos de investigación que estén andando?
Sí, hay dos más en curso que igual están relacionados con preeclampsia. No puedo hablar demasiado porque son proyectos orientados al patentamiento (se ríe). Uno de ellos tiene que ver con la utilización de una molécula derivada de la nicotina que tendría efectos positivos en el tratamiento de la disfunción endotelial asociada a preeclampsia y otro en el cual estamos desarrollando un kit enfocado en mejorar el diagnóstico para preeclampsia basado en nanopartículas. Ambos proyectos desarrollados en conjunto con otros académicos de la Universidad San Sebastián en colaboración con la Universidad de Harvard.
Gran parte de mi formación de pregrado y postgrado estuvo relacionada con los procesos de diferenciación y regeneración del musculo esquelético, y ese mundo no lo he dejado del todo. Uno siempre, de un modo u otro, vuelve a la casa, tengo algunas ideas que me gustaría completar en ese mundo, sin embargo, hoy están en segundo o tercer lugar en la jerarquía de las cosas por hacer.
Siendo tú un científico joven ¿Cómo ves el futuro de la biomedicina?
Gracias por lo de joven (se ríe)…yo creo que el concepto tiene muchos matices. Biomedicina se basa por una parte en entender las bases moleculares, celulares y fisiológicas de la »fisiopatología» y la otra es utilizar ese conocimiento para resolver los problemas. Pienso que la ciencia básica y aplicada deben estar íntimamente ligadas, si no tienes la ciencia básica para entender cómo ocurren los procesos, no tienes como hacer la ciencia aplicada y al revés la ciencia básica depende de la ciencia aplicada porque sin una »aplicación», no tiene sentido investigar. Concretamente creo que en el día de hoy el »saber por saber», si bien es muy romántico y muy lindo, no sirve del todo, al menos no en esta área.
En base eso y en tu experiencia ¿Qué consejo le darías a los estudiantes jóvenes que están partiendo sus investigaciones en biomedicina?
Yo creo que siempre hay que tener un »norte» claro, el mundo es muy competitivo y no hay mucho espacio para el azar.
Si bien creo que el querer saber, la pasión por descubrir, sumado a ese sentimiento egoísta de descubrir algo nuevo (»esto lo sé yo y nadie más») resultan fundamentales, estos no bastan. Creo que cualquiera que quiera meterse en este mundo de las ciencias biomédicas debe proyectar el trabajo que hace, para algo aplicado y concreto. Mi consejo, es que siempre le busquen la aplicación a lo que investigan. Hoy las fuentes de financiamiento para investigar son muy escasas y los científicos exigimos que esta situación mejore. En este sentido y siendo consciente que la plata no sobra y que hay muchas cosas por mejorar, la salud y educación por nombrar solo algunas, es que creo que los fondos que nos confían para investigar no deben solo alimentar nuestro deseo (egoísta) por saber, sino que deben traducirse en una mejora para la vida de todos, al final el financiamiento en ciencias depende en gran medida del estado, y por ende, de la plata de la gente. Yo creo que uno debe trabajar por la gente también.
¿Crees que se ha perdido el rol social del científico o crees que se ha incrementado con el tiempo?
Yo creo que se ha ido incrementando con el tiempo. Generalmente se asume que los científicos son entes con delantal blanco encerrados en un laboratorio oscuro y frío, lleno de tubos de ensayos con líquidos de colores burbujeantes, prácticamente sin contacto o relación con el resto del mundo, sin embargo, como bien sabes no somos del todo así. Quizás, tenemos que agradecerle un poco a Hollywood por las películas donde se ven lados más atractivos y seductores de la ciencia, aunque sean fantasiosos y llenos de errores eso sí. Creo que ha aumentado también el rol social del científico por las ganas que tienen algunas personas de instruirse. En particular, con todas estas tonteras de información falsa que salen en redes sociales, hay gente que está interesada en buscar información fidedigna y suelen acercarse a nosotros (los científicos) para buscar esa información. Me resulta muy común que amigos me pidan mi opinión en relación a estas temáticas que se publican en prensa o redes sociales.
¿Qué crees de la colaboración científica? ¿En qué momento de la formación crees que deba iniciarse el espíritu de la colaboración científica?
Creo que es completamente necesaria, indispensable, aunque creo que siempre debe haber un espacio para el desarrollo personal. Finalmente el trabajo colaborativo se nutre de individuos que forman parte del equipo. Me gustan los equipos donde cada uno pone lo mejor de sí pero con un grado de competencia entre los miembros del equipo. La colaboración es necesaria pero la sana competencia ayuda a que todos crezcamos. Como docente siempre les digo a mis alumnos que compitan entre ellos, procurando siempre ser mejores, que las notas son importantes y que no se queden con lo suficiente.
Saliéndonos un poco de las ciencias ¿Qué cosas te apasionan en la vida?
¿Qué me apasiona en la vida? No es una sola cosa no más. Creo que son muchas cosas. Desde el punto de vista personal por supuesto que la ciencia es un motor grande de mi vida. Para bien o para mal, me despierto y me duermo pensando en las preguntas y en cómo abordarlas, en conseguir financiamiento, entonces finalmente sin duda que me apasiona mucho. Otra cosa que me apasiona es ver crecer a mis hijas, me apasiona la música, pensar y proyectarme en el tiempo, no sé… tirarme en el pasto a mirar el cielo y pensar. Soy un apasionado de la vida. Me considero un vividor, en el buen sentido de la palabra (se ríe), me considero agradecido de las experiencias que he tenido en la vida, tanto las buenas como las malas, creo que de todo se aprende algo.
¿Qué música te gusta?
Soy como bien transversal, creo que todas salvo el reggaeton (se ríe). Quizás lo que más me gusta es la música épica, me agrada mucho la música celta.
¿Alguna banda de la que seas fan?
De varias la verdad, y son bien distintas en sus estilos de música. Mis bandas favoritas son U2, Epica, Linkin Park… En mis playlist ésas están repetidas varias veces.
Te veo muy como »chico de los 90’s», como alguien más grunge…
Sí, definitivamente. Me encanta Pearl Jam, Nirvana… hace poco vi el documental de Kurt Cobain en Netflix.
¿Te gusta leer? 
Sí mucho, sobre todo novelas policiales de confabulaciones político-sociales. Novelas simples que permiten proyectarse un poco con las cosas actuales, un poco de fantasía igual.
¿Alguna novela que nos recomiendes?
La última que leí y que me gustó mucho fue la novela de Dan Brown, »Inferno». Mientras leía el libro me tocó estar viajando por Italia entonces tuve la oportunidad de ver »in situ» los lugares que se relatan en el libro y me pareció una experiencia notable.
¿Qué haces en tu tiempo libre?
Me gusta hacer mucho deporte, me gusta mantenerme activo porque si dejo de estarlo mi energía baja. Me gustan los deportes colectivos, por ejemplo, el fútbol, el más barato por lo demás. Siempre he mantenido equipos entre amigos. También me gusta mucho salir a andar en bicicleta, trotar, ese tipo de cosas, las que trato de hacer todas las semanas. Toco guitarra también, no lo hago con tanta regularidad, pero cada vez que puedo me siento en un sillón de mi casa me pongo a tocar e inventar cosas hasta que me retan porque meto mucho ruido (se ríe), pero mientras pueda lo hago.
Otra cosa que me gusta mucho es estar con mi familia, juego mucho con mis hijas, me encanta. Una de ellas hace patinaje artístico a nivel semiprofesional, por lo tanto, demanda bastante tiempo para que la apoyemos como familia, la llevemos a sus entrenamientos y campeonatos.
Debo reconocer que otra de las cosas que me gusta muchísimo hacer es, ver tele, me encanta ver tele. Con mi señora nos organizamos para poder tener unas cuentas horas para ver alguna serie o peliculas.
¿Alguna serie en particular que veas?
En general me gustan las series o películas de thrillers o misterio. Ese estilo de series. De las primeras que vi y me marcaron mucho fue Prison Break. Sé que quizás si la veo hoy ya no me guste tanto, creo que la encontraría muy básica, básicamente porque los temas, efectos y calidad de las imágenes han evolucionado mucho, pero la recuerdo con mucho cariño, particularmente porque con Andrea, mi señora, vimos las cinco temporadas en dos días… o un poquito más, tipo una semana (se ríe). Dentro de las más actuales me ha gustado mucho Black Mirror. 
¿Y el cine te gusta?
Sí mucho. Una película que me marcó fue »Los siete pecados capitales», creo que está muy bien hecha, pero particularmente es muy poco común por el final donde gana “el malo” y eso la hace muy especial, me pareció genial, ya que por lo general todas terminan con ese final feliz con gusto a nada, más de lo mismo.
Tu estudiaste aquí en la Facultad de Ciencias Biológicas PUC ¿Crees que ha cambiado mucho la Facultad desde que entraste hasta ahora o la ves igual?
Desde que yo entré… ufff (se ríe). Creo que ahora la Facultad tiene una identidad más clara. Durante mi primer o segundo año en la PUC, arreglaron el edificio de la facultad.  En principio la fachada en la esquina de Portugal con Marcoleta, siguiendo con las oficinas que hoy son el seno de la Facultad, lo que marcó que tuvieramos un espacio único y definido. Debo decir que me produjo y produce orgullo ver ese portal, con esos pilares grandotes que están ahí, precisamente marcando la entrada a la facultad. Cuando entré a la universidad, uffff…en el 98, ese portal no existía y el edificio no estaba en tan buenas condiciones como sí lo está hoy. Pienso que eso marcó un momento importante en la Facultad. La hizo nuestra casa. Creo además ha ido creciendo mucho, se han ido incorporando una serie de investigadores nuevos que ha hecho que las preguntas que se intentan responder en esa Facultad sean novedosas desde el punto de vista científico.
Desde tu experiencia ¿Qué le dirías tú a un estudiante de pregrado de primer año? ¿Qué consejo le dirías a ese alumno nuevo de bioquímica o de biología para esos cinco años que quedan por delante?
Un consejo fuerte es que si les gusta esto tienen que estar conscientes, como para cualquier trabajo, que el proceso no termina a los cinco años ni termina con la tesis de pregrado. En nuestro mundo el camino siempre sigue con la especialización e insisto que esto es transversal a las otras carreras también, creo que el título profesional ya no es garantía de nada y todos tenemos que especializarnos. Quizás el mejor consejo que les daría, particularmente a un alumno de bioquímica o de biología de la PUC es que no se cierren solamente al camino de la investigación, yo creo que es un camino hermoso que determina un estilo de vida y que no es solamente un trabajo, pero hay otras cosas. Creo que particularmente los bioquímicos tenemos una formación muy sólida en casi todas las áreas de las ciencias entonces creo que nos podemos dedicar a más cosas que solamente la investigación.
¿A cuáles áreas te refieres que no son investigación científica? 
Yo creo que se pueden aplicar a muchísimas áreas, quizás me arriesgo en decir que casi a todo. Concretamente yo pienso en áreas tales como los bioprocesos, es decir cómo mejorar todos los procesos industriales pasando por la extracción de minerales o mejorar procesos de la industria de la leche, alimentos, creo que muchos de estos procesos requieren seriedad científica que perfectamente puede dársela un bioquímico o un biólogo. Todo lo que tiene que ver con biotecnología y uso de las energías creo que igual está muy ligado con nuestra área, donde sin duda tenemos que trabajar de cerca con los ingenieros. Y por supuesto en el área biomédica que quizás es lo más explotado en Chile al menos. Creo que como somos profesionales tan transversales deberíamos involucrarnos más en el desarrollo y mejora de nuevas tecnologías relacionadas a bioprocesos en el país, empujar a ese lado.
¿Te defines como un »ñoño»?
¡Sí! (se ríe). Siempre he sido como de los que les gusta hacer las cosas bien, me gusta mucho estudiar y me preocupo de las cosas que hago. Creo que eso del egoísmo de saber un poco más que el otro, de leer todo de lo último que ha salido en diferentes temas. Me encantan las discusiones de ciencia, procesos, mecanismos, ideas ñoñas y las risas ñoñas que acompaña cualquier conversación ñoña (se ríe).
Enlaces de interés:
Dr. Jaime Gutiérrez Research Gate
A hypothesis for the rol of RECK in angiogenesis
Preeclampsia USS
]]>