¿Un nuevo blanco terapéutico para el Alzheimer?

¿Un nuevo blanco terapéutico para la Enfermedad de Alzheimer? La proteína REST actuaría de forma protectora en la EA, abriendo un nuevo campo para el desarrollo de fármacos para esta enfermedad. La Enfermedad de Alzheimer (EA) es la demencia de mayor prevalencia a nivel mundial. Se estima que el año 2010 había cerca de 35 millones de personas con algún tipo de demencia en el mundo. Además, América Latina es el segundo sector con mayor prevalencia de demencia. Esto pone en manifiesto la importancia de encontrar tanto metodologías diagnósticas como terapéuticas efectivas. La EA se caracteriza por dificultades de aprendizaje y memoria, que evolucionan a múltiples déficits cognitivos. En general se distingue por sus hallazgos anatomopatológicos clásicos, los agregados extra-celulares de péptido β-amieloide (Aβ) y ovillos neurofibrilares (formador por proteína tau) que estarían relacionados con la aparición de la enfermedad. Sin embargo, llama la atención porque un grupo de pacientes posee los hallazgos anatómicos y moleculares, sin presentar la clínica. El 19 de Marzo de este año, un grupo de investigación de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard publicó en la revista Nature algunos hallazgos que podrían ayudar a entender los factores involucrados en la aparición de la enfermedad. El grupo de investigación, liderado por el Dr. Tao Lu, describió la participación de la proteína Repressor Element 1 Silencing Transcription Factor (REST) en la EA. Los investigadores encontraron que la proteína REST se expresa a niveles bajos en neuronas de cerebros humanos jóvenes, mientras que se eleva drásticamente en cerebros de pacientes ancianos. Además, los niveles de REST se encuentran reducidos en pacientes con disfunción cognitiva leve y EA. El grupo encontró que los niveles de REST se correlacionan positivamente con la función cognitiva. Además, se encontró que REST se une a nivel nuclear a genes pro-apoptóticos, suprimiendo su expresión. Esto sucede con genes que codifican otras enzimas que han sido ampliamente relacionadas con la patogenia de la EA. La proteína REST puede ser inducida por las proteínas Wnt-3a y Wnt-7a, además de que los antagonistas del receptor Wnt inhiben parcialmente su inducción. La vía Wnt antiguamente se postuló como un posible blanco terapéutico. Sin embargo, se vio que la activación de esta vía estaba implicada en el desarrollo de diversos tipos de cáncer, lo que la descartó como blanco terapéutico. De modo que esta podría ser una forma de activar de forma más restringida la vía, evitando los efectos cancerígenos. Este estudio nos entrega una investigación acuciosa sobre marcadores que permitirían distinguir las diferencias entre jóvenes, ancianos y pacientes con EA. Probablemente el estudio más en profundidad de REST permita conocer esta complicada patología. Además, este descubrimiento podría ser un punto de partida para el desarrollo de nuevos fármacos que permitan el tratamiento de esta frecuente enfermedad, que aún no cuenta con una cura. Solo el desarrollo de nuevas investigaciones respecto al funcionamiento de esta proteína nos permitirá dilucidar su verdadero valor en la patogenia y tratamiento de la EA.

Manuel Mundaca Canales, Estudiante de Medicina