¿Se puede engañar al cuerpo y revertir la diabetes?

Por Joaquín Araos (Bioquímica UC)

Uno de los problemas de salud que posee la sociedad occidental del siglo XXI es la diabetes. Esta se reconoce como una enfermedad crónica la cual se relaciona con un exceso de glucosa en la sangre y en la orina de los pacientes y se debe principalmente a la disminución de la secreción de insulina desde el páncreas o la deficiencia en la acción de ésta. La diabetes causa diversas complicaciones a nivel fisiológico, por ejemplo problemas renales, cardíacos, vasculares e incluso aumenta el riesgo de desarrollar algunos tipos de cáncer. Es por lo anterior que es de suma importancia poder revertir los efectos adversos de esta enfermedad, la cual es una de las consecuencias de la vida sedentaria y el exceso de las azúcares en la dieta moderna. Si bien las dietas son un elemento clave en la clínica y el tratamiento de esta enfermedad, ya sea del tipo I o del II, no siempre son de gran eficiencia para poder contrarrestar los síntomas y complicaciones de esta enfermedad.

Un nuevo estudio publicado recientemente podría cambiar eso. El estudio publicado en la revista Cell en febrero de este año revela que una dieta breve y periódica que copie a un ayuno podría ser beneficiosa para el tratamiento de la diabetes y revertir sus complicaciones. En este estudio realizado en ratones se demostró que ciclos de una dieta normal seguida de una dieta que copia a un periodo de ayuno restaura la correcta secreción de insulina y los niveles normales de glucosa.

Estos resultados fueron obtenidos tanto en modelos de diabetes tipo I y tipo II en ratones. Básicamente, los investigadores lograron que las células beta del páncreas de ratones diabéticos lograran producir insulina de forma normal, a diferencia de las células beta del páncreas que en un contexto diabético no producen insulina o su producción está sumamente disminuída.

El grupo de investigación dirigido por Valter Longo del Instituto de Longevidad de la University of Southern California (E.E.U.U.) también identificó que los ciclos de dieta »encendían» genes que normalmente no están activos en el ratón adulto, tales como el gen de la neurogenina 3 (Ngn3), la cual es una proteína involucrada en el desarrollo de las células beta del páncreas y promueve la secreción de insulina. Este resultado es bastante interesante debido que significa que se estaría produciendo insulina desde nuevas células beta pancreáticas saludables.

Cheng y cols. 2017
Cheng y cols. 2017

El Dr. Longo y su equipo también examinaron cultivos de células beta extraídas de pacientes de diabetes tipo I que estaban bajo un régimen similar al de los ratones y encontraron un aumento en la expresión de Ngn3 y en la producción de insulina. Estos resultados sugieren fuertemente que en pacientes de diabetes tipo I este tipo de dieta podría ser beneficiosa para aliviar los síntomas de la enfermedad y revertir el daño celular ocasionado a las células beta por el sistema inmune. La dieta fue utilizada tanto en humanos como en ratones, con bajo contenido calórico, protéico y de carbohidratos, pero un alto contenido de lípidos.

Estos resultados son bastante interesantes a nivel clínico porque podrían utilizarse este tipo de dietas estratégicas que aumenten los niveles basales de insulina de pacientes con diabetes tipo I y poder aumentar de esta forma los efectos de la insulina y disminuir la alta glicemia característica de estos pacientes.

Por otro lado, la dieta si bien regenera las células beta pancreáticas y recupera la secreción de insulina no ha sido probada en relación a las consecuencias fisiológicas de la diabetes, por ejemplo, la disfunción renal o las complicaciones vasculares asociadas a la diabetes. Lo anterior podría ser útil para validar este tipo de estrategias en un nivel más general en el tratamiento de ambos tipos de diabetes. Será interesante poder ver si un tipo de dieta similar podría también aminorar los efectos adversos de la diabetes gestacional.

En el futuro el tratamiento de enfermedades crónicas complejas debería estar definido por la combinación de una o más terapias que ataquen diversos aspectos de estas enfermedades y sus consecuencias. Te invitamos a leer el artículo para que revises más detalles.

Fuentes:
Cheng y cols. Cell (2017) 
Science Daily