¿Qué es la biología sintética?

“Un científico descubre lo que existe; un ingeniero crea lo que nunca ha existido.” Justamente a esto apunta la biología sintética, joven disciplina que ha tenido gran desarrollo dentro de los últimos 15 años. Esta rama involucra, además de la biología, a la matemática, la física y la ingeniería. Por esto, es difícil encontrar una definición de lo que la biología sintética es, pero básicamente corresponde al diseño de nuevos organismos, o modificación de los ya existentes, para producir sistemas biológicos con funciones nuevas o mejoradas, de acuerdo con criterios de diseño cuantificables, tal como se hace en la ingeniería. La biología sintética emplea la estrategia que suelen usar los ingenieros, denominada modularidad, que consiste en dividir el problema en subproblemas más pequeños, facilitando el diseño e implementación de subsistemas que utilizan módulos bien caracterizados para resolver estos subproblemas. El problema será resuelto solo cuando el diseño general sea testeado y verificado satisfactoriamente, para garantizar que el sistema se desempeñe de acuerdo a las especificaciones para las que fue diseñado. Esto, llevado a la biología, se podría resumir como trabajar con “partes celulares” (por ejemplo, ADN, proteínas, circuitos regulatorios, etc.) que han sido estandarizadas para crear un banco de estas “partes”, con las que se puede trabajar para el diseño, fabricación y testeo del sistema biológico creado. El potencial de la biología sintética radica en el desarrollo de nuevos organismos biológicos capaces de llevar a cabo funciones útiles para la industria y la suciedad, como la degradación de desechos, detección de la toxicidad del agua, producción de biocombustibles, desarrollo de drogas y muchos otros. Por otro lado, esta nueva tecnología en malas manos, o usada en áreas abiertas sin poder controlarla, podría tener consecuencias nefastas.   Creación de formas de vida sintéticas: aspectos éticos y regulación. El auge de la biología sintética ha traído mucha controversia, en donde la principal preocupación son los posibles riesgos de liberar los sistemas biológicos sintéticos al medio ambiente, en donde la predicción de su comportamiento es muy difícil. Por un lado, existe la necesidad de mejorar las técnicas de diseño, en donde un análisis ético podría ayudar a determinar el nivel de predicción requerido; y por otro, se deben contrapesar los posibles riesgos (proponiéndose el concepto de “riesgo razonable”) con respecto a los beneficios que tendría este sistema biológico. Debido al impacto de esta técnica, existen muchos aspectos que deberían ser abordados a fondo antes de emplearla, como los riesgos que ya se conocen, su magnitud, la realización de una visión general o modelos computacionales que pudieran estimar el riesgo, si este se puede reducir, si es el mínimo riesgo posible, si vale la pena el riesgo, si hay riesgos indirectos (como la captura del sistema para malos propósitos), etc. Además, las preocupaciones de la gente deben ser escuchadas, a la vez que ésta debe ser informada sobre los impactos que podría tener la liberación del organismo, por lo que debe haber un diálogo entre la comunidad científica y el público.

Referencia: Anderson J, Strelkowa N, Stan GB, Douglas T, Savulescu J, Barahona M, Papachristodoulou A. Engineering and ethical perspectives in synthetic biology. Rigorous, robust and predictable designs, public engagement and a modern ethical framework are vital to the continued success of synthetic biology. EMBO Rep. 2012 Jun 29;13(7):584-90

Diana Fuentes Castillo Medicina Academia Científica de Estudiantes de Medicina, ACEM UC